Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
31 DICIEMBRE 2010    

Las Trillizas de Oro, hoy

 
Foto: LA NACION 


Basta con cruzar un pequeño pasillo para sumarse al alboroto que ocho mujeres provocan cuando comienzan la producción de fotos. Zapatos de tacos altos que van y vienen, el secador de pelo prendido en su máxima potencia y tres teléfonos celulares que no dejan de sonar. En el playroom de un barrio cerrado de General Rodríguez, las Trillizas de Oro -María Emilia, María Laura y María Eugenia- comparten maquillaje y peinado con sus hijas mayores. ''Somos muchas'', dicen entre risas mientras se prueban los vestidos. Y es verdad. Las familias que formaron las hermanas Fernández Rousse son bien numerosas. Además de vivir muy cerca unas de la otras -a sólo dos kilómetros tienen casa en el mismo country María Eugenia, Emilia e incluso sus padres-, las tres se casaron con polistas. María Emilia y su marido, Clemente Zavaleta, tuvieron a Emilia (27, casada con Santiago Di Benedetto y hoy espera a su primer hijo), Clemente (25) y Sonia (21). Por su parte, el matrimonio de María Eugenia con Horacio Laprida trajo al mundo a Eugenia ''Geni'' (26) -casada con César Bustos y madre del pequeño César (3)-, Horacio (23), Laura (20) y Pilar (18). María Laura y Ernesto Trotz armaron su familia con su hija mayor, Bárbara (25, el año pasado se casó con el polista Tomás García del Río y hoy crían a su beba Paz), Paulina (24) y Ernesto (21).
Mientras Paulina Trotz completa su vida entre su carrera de modelo y el último año de biología molecular, sus primas, al igual que sus madres, eligen el camino artístico. Geni Laprida es artista plástica, en tanto que sus hermanas menores Laura y Pilar apuestan a la actuación. Sonia Zavaleta no sólo es actriz, sino también estudia letras y canta (tiene su propia banda). ''Lo llevamos en la sangre'', dice María Emilia y agrega: ''Toda nuestra familia siempre se destacó por sus habilidades artísticas. Papá afina bárbaro, mamá toca el piano, hasta mi abuela tenía cinco hermanas que formaban una orquesta en Bragado''.


-En julio cumplieron 50. ¿Cómo decidieron celebrarlos?

-Eugenia: Hicimos un té con nuestras amigas. Estábamos con ganas dehacer algo, pero después me fui a Dubai a ver a mi hija Bárbara, que vive ahí desde hace dos años y todo quedó medio en la nada. Los 50 me encontraron espectacular. Sentí que empezaba una nueva etapa en que me esperan nuevas experiencias, como por ejemplo, ser abuela.


-Emilia: No importa qué número sea, a nosotras nos gusta festejar.


-Laura: A mí, en cambio, me impresionó. Porque la verdad es que me siento igual que a los 20. No puedo creer que haya pasado tanto tiempo. Por eso, a partir de ahora, sólo quiero engolosinarme y hasta llegar a disfrutar a los hijos de mi nieta Paz. [Se ríe.]


-¿Cómo es la relación entre ustedes?


-Laura: Hemos vivido muchas cosas al mismo tiempo. Aprender a caminar, ir a la primera fiesta o empezar el colegio, todo lo hicimos juntas. Somos mucho más que hermanas, el vínculo es muy fuerte. Siempre fuimos unidas y, al mismo tiempo, pudimos respetar la intimidad de cada una.


-Emilia: Casi nos casamos todas al mismo tiempo y esa casualidad no hizo otra cosa que unirnos aún más.


-En los momentos de crisis, ¿quién recurre a quién?


-Laura: Si tengo un problema, se lo cuento primero a Eugenia, que es la más calma a la hora de las decisiones.


-Eugenia: Es verdad, yo soy la más tranquila de las tres. Eso sí, lo que me pone de malhumor es salir de mi rutina.


-Emilia: Eugenia no tiene paciencia para nada. Ni para los hijos, el perro, el marido, ni para las plantas. [Se ríe.] ¿Sabés lo que la pone de buen humor? Tener dos horitas y media para dormir siesta.


-Recién comentaban la alegría de haberse convertido en abuelas…


-Laura: Es maravilloso. Todo nos sorprende. Yo estoy esperando que me diga ''abuela'' y bien fuerte.


-Eugenia: Lo genial es que ahora estoy haciendo cosas que antes ni se me ocurría hacerlas con mis hijos. Yo los malcrío; después, que los eduque la madre. [Se ríe.]


-Laura: Los nietos traen mucha alegría. Son algo increíble.

-Además de haberles permitido conocer a sus maridos, ¿qué otra cosa les dio el mundo polo?


-Laura: Los lugares que conocimos y el perfeccionamiento del inglés y del francés. Y, por supuesto, haber tenido la posibilidad de descubrir mundos y personajes que únicamente en el polo podés conocer. Sarah Fergusson, Lady Di… Mi marido jugó con Sylvester Stallone y yo una vez me crucé con Alain Delon.


-Eugenia: Es verdad, el polo es glamour, te permite esas cosas.


-¿Hay planes de volver a la televisión?


-Emilia: Nos encantaría. Lo que pasa es que en este momento, la televisión tiene otros planes. Hace diez años, la estrella era el talk-show, después vino el reality y ahora el ''Bailando''. Pero nosotras siempre estamos dispuestas a volver.


Textos: Jacqueline Isola
Foto: Julia Gutiérrez y Felix Busso
Producción: Ferni Moreno
Maquillaje: Viki Santillán
Pelo: Walter Pampín para Rebel Management
Agradecimientos: Awada, Aire del Sur,
El Camarín, Sisters Solnicki, Evangelina
Bomparola, Vero Alfie, María Cher, Carmen
Steffens, Prüne, Patisserie, Cheeky y Pili Arana
.