Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
04 DICIEMBRE 2012     

El príncipe Guillermo, atento a la evolución del embarazo de Kate

El hijo de Carlos de Inglaterra se muestra inseparable de su esposa, quien permanece internada por un cuadro severo de náuseas

 
Foto: Getty Images

La noticia del embarazo de Kate Middleton llenó de felicidad a la Casa Real británica. Sin embargo, por estas horas todos permanecen en estado de alerta siguiendo de cerca la evolución del estado de la duquesa, que tuvo que ser internada en el hospital King Edward VII de Londres por un cuadro de "hyperemesis gravidarum", una forma severa de náuseas matinales, tal como informó Clarence House.

El cuadro involucra ataques de vómito que no pueden ser contenidos, continuados, que deterioran el estado general de la gestante y que van acompañados de una pérdida de peso progresiva. Esta situación se resuelve con la administración, a través de las venas, de los líquidos y nutrientes que la paciente no tolera por vía oral.

En la mayoría de los casos, los vómitos y náuseas no llegan a producir consecuencias relevantes para la salud materna ni ponen en peligro al bebé. Sin embargo, en los casos más graves, es tal la intensidad y frecuencia de los vómitos que la pérdida de líquidos, electrolitos y nutrientes es suficiente para producir deshidratación, desnutrición y alteraciones en el grado de acidez de la sangre. Normalmente este trastorno requiere el ingreso en un centro sanitario y la administración de líquidos por vía parenteral.

Este mismo lunes, después de hacerse oficial la noticia de que será padre el próximo año, el príncipe Guillermo era fotografiado a la salida del hospital donde se encuentra su esposa. Con un 'look' informal -sweater gris, camisa azul, pantalones beige y zapatillas- el hijo del heredero de la corona británica abandonó la clínica con una tímida sonrisa, signo de la alegría que siente por la feliz noticia de su futura paternidad, y sin hacer declaraciones partió en un vehículo que le esperaba a las puertas del hospital.

 
Foto: Getty Images

Esta mañana, el príncipe volvió a ser visto ingresando en el nosocomio, custodiado por la policía. Ingresó muy temprano y aún no se lo vio salir. Definitivamente, no quiere separarse un minuto de su esposa.

No se sabe de momento cuánto tiempo permanecerá la Duquesa ingresada en el hospital, aunque en el comunicado enviado por Clarence House sí se indica que su estado requerirá un período de reposo posterior. Nada hacía pensar que la Duquesa tuviera molestias, dada su intensa actividad y entrega en sus últimas apariciones públicas, y es que ni siquiera dudó en ponerse a correr y jugar al hockey. Por el momento, sus próximas citas seguramente serán canceladas..