Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
25 MARZO 2013     

Rocío Guirao Díaz: "Ser mamá es mi mejor trabajo"

La modelo despide el verano con unas tiernas fotos con su hija mayor, Aitana

 
Con el mar de fondo, las mujeres de la familia Paladini-Guirao Díaz posan para ¡Hola! Argentina.  Foto: Ignacio Arnedo

La imagen es la exacta descripción de la ternura: madre e hija pasean por las playas de Manantiales tomadas de la mano mientras juntan caracoles. Durante la caminata, Rocío Guirao Díaz (28) entona la canción del Sapo Pepe y la pequeña Aitana, de 3 años y medio -fruto de su relación con Nicolás Paladini-, imita cada uno de sus movimientos. Son compinches y se entienden con solo una mirada.

Hace casi dos años, encontró en Rosario, Santa Fe, tierra de su familia política, su lugar en el mundo, donde dedicarse a la familia full time. Este 2013, en tanto, empezó cargado de proyectos y desafíos. El último 26 de enero, Rocío, también mamá de Indio (2), se animó a encabezar como vedette la obra Noche brillante, en el Teatro Mateo Booz de la ciudad santafesina. "Me encanta bailar, y hacerlo tan cerca de mi casa es fantástico", explica.

–Después de estar alejada de la exposición, ¿es difícil volver?

–Totalmente. Pero lo manejo con tranquilidad. Cuando llegué a Rosario, me enamoré del lugar y del estilo tranquilo de vida. Por eso prefiero tener mi base allá y viajar cada tanto a Buenos Aires para trabajar. Es un lugar más sano para los chicos.

–Entonces la prioridad son siempre ellos.

–A morir. Hay que proteger a los tuyos porque cuesta mucho formar una familia. El medio en el que trabajo es muy bravo. Por eso nos movemos en bloque a todos lados. Nos amamos y no queremos que nada ni nadie nos dañe.

 
«Aitu es muy coqueta. Le gusta maquillarse y pintarse las uñas. Pero, a su vez, es chichuda y tiene un carácter fuerte, parecida a su papá». 

–¿Cómo te describís en tu papel de madre?

–Soy cariñosa y creo que tengo paciencia infinita. Me gusta dedicarles mucho tiempo y no tengo niñera, solo me ayuda mi mamá. Sí hay una señora que limpia la casa, pero de los chicos me hago cargo yo. Creo que ser mamá es mi mejor rol, el que hago perfecto y al que estoy abocado al ciento por ciento.

–Compartís todo el día con ellos. ¿Con qué se divierten?

–A "Aitu" le encanta pintar y me sigue mucho porque es muy coqueta. Pero también me tengo que adaptar a Indio, que es más guerrero. Igual, los dos son tranquilos porque nosotros, como papás, también lo somos. Por ahí, Aitana es más introvertida y estructurada. En cambio, Indio es un personaje, capaz de aparecer con los labios pintados. Probablemente sea el artista de la casa.

–¿La dejarías repetir tu historia y que en su adolescencia se anime al modelaje?

–¡No! En mi historia particular trabajar fue una necesidad. Eramos de clase media y la posibilidad de tener una casa propia era un sueño que podía cumplir solo si trabajaba. Pero Aitana no va a necesitarlo. No es que le tenga idea a mi profesión, pero siento que me empapé de cosas demasiado temprano. Me gustaría que disfrute cada una de las etapas de su vida sin quemar ninguna.

–¿Cómo hacen con Nicolás para estar solos?

–Cuesta el doble, pero no es imposible. Cuando los chicos se duermen, nosotros abrimos el vinito y comemos tranquilos. Estuvimos de novios menos de un año, entonces a veces innovamos y nos escapamos cinco días solos a algún lugar. Ese es el secreto..