Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
31 MARZO 2013     

Elena Roger y Esmeralda Mitre, íntimas

Se conocieron mientras filmaban La vida anterior, y desde entonces escriben la historia de una profunda amistad

 
Cómplices posan para ¡Hola! Argentina; se conocieron de vista cuando Mariano Torre presentó a Elena a su grupo de amigos y luego, se hicieron amigas filmando La vida anterior.  Foto: Ramiro González

Cuando una habla de la otra, sobran los halagos. Para Elena Roger (38) y Esmeralda Mitre (31) no se trata de ser consecuente, realmente se admiran, se quieren y tienen una amistad con todas las de la ley. Se conocieron "a fondo" en 2011, mientras rodaban La vida anterior , film que se estrena el próximo 18 de abril. Pero, en realidad, frecuentan el mismo círculo social y artístico desde mucho tiempo. Hoy, las dos atraviesan profundos momentos de plenitud. Elena está de novia con el músico y actor Mariano Torre (35) desde hace tres años y serán padres por primera vez en octubre. Esmeralda lleva cuatro años de amor con Dario Lopérfido (47) y planea su boda para este año.

–Son amigas y trabajan juntas. ¿Experiencia ideal?
Elena: Nos conocimos filmando y pegamos muy buena onda. Pero después yo me fui a vivir afuera para hacer Evita en Broadway y no nos vimos por bastante tiempo. Ahora volvemos a tener la suerte de trabajar juntas en la próxima película de Eugenio Zanetti.
Esmeralda: Hace un par de semanas viajamos a Pinamar para presentar La vida anterior y nos pusimos al tanto de nuestras vidas.

–Tenían mucho que charlar, supongo. Puntualmente sobre el embarazo de Elena, ¿no?
Elena: ¡Sí, es verdad!

 
Elena estuvo radicada en Nueva York durante un año, donde interpretó a Evita.  Foto: Ramiro González

–¿Cómo estás viviendo este momento, Elena?
–Con Mariano estamos supercontentos con la noticia, nos sentimos felicísimos. Estoy muy enamorada y, sí, claro que queríamos formar una familia, estaba en los planes. No soy Susanita, no me quiero casar, ni por Iglesia, ni de largo. No lo necesito. Pero tener un hijo era nuestro deseo.

–Esmeralda, vos también estás atravesando una etapa de cambios.
–¿Te referís al casamiento? Todo el mundo me pregunta lo mismo, pero nunca lo confirmé. Es probable que nos casemos este año, pero aún no decidimos la fecha ni cómo lo vamos a hacer. Antes no teníamos ganas, no creíamos en los papeles, pero de un día para el otro tuvimos ganas. De no gustarnos nada, pasó a interesarnos. Está en carpeta.

–¿Te gustaría ser mamá?
–Hay momentos en los que me gustaría tener un hijo para salirme un poco de mí misma y dejar de estudiarme, pensarme y todo el "me" o "mi" que hay detrás de eso. Me gustaría tener un hijo, pero no ahora, tengo 31 años y todavía me siento chica. Cuando mis amigas quedan embarazadas, para mí es fuerte, porque es como que pasan a ser grandes y yo sigo siendo una niña. Elena lo era, hasta que quedó embarazada. [Se ríe]. De todas maneras, cuando Elena me contó que iba a ser mamá me emocionó mucho. Que tenga un hijo con Mariano me provoca paz y tranquilidad, quizá por el cariño y por las personas tan lindas que son los dos.

"Broadway fue algo maravilloso y distinto. Pero ingresar al mundo de la comedia musical en Londres, que es la cuna del teatro, fue incomparable", (Elena)

–La primera vez que se vieron, ¿qué pensaron una de la otra?
Esmeralda: Yo soy muy intuitiva. En general, saco la ficha enseguida, pero en el trabajo tengo otra manera de ser. Aprendí a dejar ir y conocer a la gente de a poco para que nada sea forzado. De todas formas, con Elena nos llevamos muy bien desde el comienzo. Ella es muy profesional. En eso nos entendimos mu c ho, somos iguales porque somos exigentes. Elena es muy clara, sabe lo que quiere, es generosa y amorosa como compañera. Nos entendemos porque somos parecidas: tenemos carácter fuerte y vamos por lo que queremos.

Elena: Esmeralda es una laburadora. Me gusta la gente así porque busca que las cosas salgan siempre bien y nada queda librado al azar, ni a la suerte.

 
Esmeralda está preparando su casamiento con Darío Lopérfido.  Foto: Ramiro González

–¿Es difícil encontrar esa conexión con otras actrices?
Elena: No siempre lográs tener una buena relación, pero yo tuve la suerte de cruzarme con excelentes personas y me sucedió la mayoría de las veces. Generalmente, hay un buen ojo del director para ver quiénes compatibilizan.

Esmeralda: Yo también tuve suerte con mis compañeros de trabajo porque nunca viví momentos desagradables. Este medio no es fácil, o por lo menos para mí fue algo hostil al principio por ser "la hija de". Sentía una mirada muy punzante de todos, pero después fui ganando mi lugar.

"Con Darío no creíamos en el casamiento, pero de un día para el otro tuvimos ganas. Estamos pensando qué vamos a hacer, pero aún no decidimos fecha" (Esmeralda)

–¿Qué se admiran mutuamente?
Elena: En realidad, me gustaría trabajar más para poder cubrir mi propia exigencia, pero nunca termino de saciarme. Quiero cubrir mis expectativas y las de todos, ¿se entiende? Con Esme somos muy parecidas y eso es lo que más me gusta de ella. Además es inteligente, culta y habla claro, entiendo lo que dice y cómo piensa.
Esmeralda: A Elena también la admiro como persona. Nunca va a existir un problema entre nosotras por el respeto que nos tenemos. Es una actriz increíble, exitosa y se merece todo lo bueno que le pasa.

–¿Son felices con el camino que eligieron?
Esmeralda: Sí. Desde muy chica supe que quería hacer algo relacionado con el arte. Descubrí mi vocación a los 17 y pude hacerme cargo de eso. Empecé a estudiar Letras, pero a la vez me conseguí un respresentante e iba a castings.

Elena: Con mi trabajo pude vivir experiencias y vivencias interesantísimas. Mi trabajo me da una enorme alegría y eso es mucho más importante que tener éxito. La felicidad no tiene que ver con ser exitoso, ni con tener grandes sumas de dinero. Es poder hacer algo con pasión y que te llene el alma. ¡Eso es la felicidad!•

A partir del próximo 15 de abril, Elena y Esmeralda volverán a trabajar juntas en Amapola, la nueva película de Eugenio Zanetti, y compartirán los sets con Robert Duvall y Geraldine Chaplin. Por su parte, Esmeralda también estrenará este año la obra Incendies, junto con Ludovico di Santo y Ana María Picchio, bajo la dirección de Sergio Renán.

Texto: Paula Galloni
Fotos: Ramiro González
Producción: Georgina Colzani
Maquillaje: Irene Arcieri  
Peinado: Ana Mena y Gabo Dumont, para Gino Lozano, con productos L’Oréal
Agradecimientos: BoBo Hotel & Restaurant, Carolina Müller, El Camarín, Santino Joyeros y Sylvie Geronimi.