Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
29 AGOSTO 2013     

Facundo Arana y María Susini se dejaron fotografiar junto a sus hijos por primera vez

Viajaron a Cerro Castor con India, Yaco y Moro, donde disfrutaron de seis días de esquí y juegos en el corazón de la montaña

 
Facundo y su mujer iniciaron a sus tres hijos en la vida de montaña.  Foto: Matías Cullen

Después de los cuatro días inolvidables que vivieron el invierno pasado en el fin del mundo, Facundo Arana (41) y María Susini (35) quisieron repetir la experiencia bajo cero, pero esta vez en clave familiar. Por eso armaron las valijas y, junto a sus tres hijos, India (5) y los mellizos Moro y Yaco (3), volaron rumbo a Ushuaia, dispuestos a disfrutar de la montaña y la nieve en Cerro Castor, un prodigio de la naturaleza con 650 hectáreas esquiables.

María fue la encargada de todos los preparativos y eligió una cabaña del complejo Castor Ski Lodge, un refugio soñado construido con piedra, troncos y madera en el corazón de un bosque de cuento que ofrece todo el confort de un hotel cinco estrellas. Y acertó: encantados con su "casita de montaña", los chicos pasaron horas armando un gran muñeco de nieve en la puerta, al que abrigaron con gorro, bufanda y guantes.

FANS DE LA NIEVE

 
Después de mucho trabajo, Facu, María y sus hijos, felices con el muñeco de nieve que hicieron entre todos..  Foto: Matías Cullen

A poco de haber llegado, el jueves 22, toda la familia ya estaba en la nieve. Mientras Facundo y María perfeccionaban su snowboard en las pistas más difíciles, los chicos tomaban clases de esquí en la escuelita que está en la base. Fanático de la montaña, el actor quiso ver desde el aire el cerro más austral del mundo y la ciudad de Ushuaia, y su mujer lo acompañó en la aventura. Seguramente fue el momento más romántico para la pareja, en el que deben haber recordado cuando él le propuso matrimonio mientras sobrevolaban el Everest, después de que Facundo tuviera que ser evacuado de urgencia del Himalaya por un principio de edema cerebropulmonar.

Otro paseo, pero con repetición casi diaria, fue el que hicieron con sus tres "príncipes" en trineos tirados por perros a través de antiguos senderos que se pierden en el bosque. La excursión fascinó a los chicos, especialmente a India, la más mimosa con los siberian huskies y con Cambá, su perro del fin del mundo. También hubo tiempo para la guerra de bolas de nieve y hasta para disfrutar del golpe de adrenalina de una moto bajando por la pendiente de más de mil metros de altura. Facu al volante, María abrazada a su galán y los chicos en un carrito enganchado a la moto, recorrieron el valle por nieve vírgen y, como los protagonistas de una telenovela con final feliz, se divirtieron como nunca. A la hora de las comidas, casi siempre optaron por Morada del Aguila, el restó más top del lugar, donde probaron las delicias fueguinas típicas, como cordero y centolla. Y apenas caía el sol se refugiaban en la intimidad de la cabaña, donde él preparaba el mate amargo que toma todas las tardes mientras su "reina" organizaba la rutina doméstica. Felices después de seis días únicos, dedicados exclusivamente a compartir con sus hijos la pasión por la montaña y la nieve, Facu y María ya planean las próximas vacaciones en familia.

 
Siempre pendiente de todo, María tuvo la idea de armar el muñeco en la puerta de la cabaña.  Foto: Matías Cullen

Texto: Gabriela Grosso
Fotos: Matías Cullen.