Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
15 AGOSTO 2014     

Martín Zorreguieta: “Hace diez años que estoy de novio, pero no tengo planes de boda”

En 2002, poco después del casamiento de su hermana Máxima con el entonces príncipe de Holanda, se radicó en Villa La Angostura. Y allí, su lugar en el mundo, se enamoró de Elizabeth del Río, una maestra jardinera con quien hoy convive

 
El ´Zorro´ sale de 180, su restó-bar en la montaña, bolso en mano, para participar del único torneo de polo en la nieve que se juega en la altura.  Foto: Tadeo Jones

Llegó al jardín de la Patagonia fascinado por la vida al aire libre. Conocía bien el paisaje: durante su niñez, Martín Zorreguieta (41) disfrutó de muchos veranos en el cerro Catedral, donde sus padres tenían una casa llamada "Zorros" que se quemó por completo en el gran incendio de 1996. En 2002 se radicó en Villa La Angostura, poco después de la boda de su hermana Máxima con el príncipe Guillermo Alejandro de Holanda. Todavía estaba en pareja con Mariana Andrés, su exmujer. En Tinto Bistró, el primero de los tres proyectos gastronómicos que administra hoy, conoció a su nuevo amor: una joven neuquina, maestra jardinera y de perfil bajísimo, llamada Elizabeth del Río. Si bien están por cumplir diez años de novios, recién fueron fotografiados juntos por los paparazzi hace dos meses, en Viena. Fue en la boda de su hermano Juan Zorreguieta con la austríaca Andrea Wolf.

El jueves 7, después de participar en la sexta edición del Snow Polo Cerro Bayo –el único torneo en el mundo que se disputa en altura– y, luego de coronarse campeón, Martín habló con ¡Hola! Argentina. Y, por primera vez, abrió su corazón.

 
Martín y su novia Elizabeth, desde hace diez años.  Foto: Tadeo Jones

–Elizabeth no vino a alentarte hoy...

–No pudo. Ella trabaja en un jardín de infantes hasta tarde, así que lamentablemente no pudo subir la montaña.

–Viajaron juntos a la boda de tu hermano Juan. ¿Ya pensaste en seguir sus pasos, casarte con Elizabeth?

–Este año vamos a cumplir diez años juntos y estamos muy bien así, por el momento no planeamos casarnos. La boda de Juan fue un acontecimiento que vivimos con mucha alegría, como en todo festejo familiar donde el motivo de celebración es la unión de dos personas que se quieren.

–¿Tampoco fantaseás con la idea de tener hijos?

–Eso puede ser, vamos a ver. [Sonríe].

DEPORTE, SARTENES Y CABALLOS

 
Martín aprendió a jugar al polo en el campo familiar, en Pergamino.  Foto: Tadeo Jones

Sin lugar a dudas, Martín es uno de los personajes más queridos de Villa La Angostura. El "Zorro", como se lo llama con cariño, supo ganarse un lugar por mérito propio gracias, entre otras cosas, a su personalidad afable y accesible. "Admirador de la naturaleza", tal como se define a sí mismo, tiene pasión por la montaña, donde practica todo tipo de deportes, como esquí, snowboard, trekking o pesca con mosca, que aprendió de su papá, Jorge Zorreguieta (86), en Cholila, corazón del Parque Nacional Los Alerces.

Amante de la buena vida, supo transformar otra de sus pasiones, la gastronomía, en su principal medio de sustento: está al mando de Tinto Bistró, en el centro del pueblo, 180, en la cota 1500 de Cerro Bayo, y Delfina, en la hostería La Escondida. Según cuenta, suele desenchufarse con la práctica del polo. "Aprendí de muy chico, en el campo de mi familia, cerca de Pergamino. Es un hobby, algo que hago para pasarlo bien. ¡Ni siquiera tengo handicap!", cuenta.

–Hace dos años, Villa La Angostura fue cubierta por la nube de cenizas del volcán Puyehue. ¿La contención de tu novia fue clave durante aquellos tiempos difíciles?

–Sí, ¡por supuesto! Fue un proceso duro el de la recuperación. Provocó mucha incertidumbre: durante nueve meses no supimos qué iba a pasar con el volcán y eso complicó nuestra vida personal y, por supuesto, lo comercial. Recién en 2012 pudimos zafar un poco de la situación. Además de acompañarnos mutuamente, ella trabajó en el comité de emergencias durante muchísimo tiempo. Tanto ella como yo y todo el pueblo nos unimos para salir adelante y estuvo buenísimo.

–¿Cuándo te vas a encontrar con tu hermana, la reina Máxima de Holanda?

–En su momento hablé mucho de mi hermana y no me hizo bien. No quiero hacerlo más, prefiero resguardar nuestra relación..