Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
27 OCTUBRE 2016     

La noche en que Jean-Paul Gaultier se enamoró de Buenos Aires

El enfant terrible de la moda “vistió” una velada inolvidable, en la que hubo tango, cumbia, un stand up de Moria Casán y diosas criollas como Juana Viale y Pampita

 
Enfundadas en diseños de Gaultier, la supermodelo Milagros Schmoll, Juana Viale y Pampita Ardohain posan con Jean-Paul. Junto con Flor de la V, fueron las elegidas por él para lucir prendas de su colección haute couture y prêt-à-porter anteriores.. 

Fue una velada única como él, el enfant terrible de la moda. La noche del jueves 20, unos very few se reunieron en el Café de los Angelitos, ese reducto en la esquina de avenida Rivadavia y Rincón donde Carlos Gardel “hizo barra” a principios del siglo XX, para conocer a Jean-Paul Gaultier (64), el célebre diseñador francés que llegó a Buenos Aires en el marco de la gira “Jean Paul Gaultier Loves Latin America”.

Ambientado como una fábrica –la fábrica de “sueños” del creador favorito de Madonna–, con mujeres vestidas con los corsets que lo convirtieron en un ícono de la irreverencia en los años 80 y hombres con remeras a rayas, el café de Balvanera fue el lugar elegido para agasajar al célebre diseñador que acaba de relanzar sus fragancias, Classique y Le Male, con una comida y una fiesta con guiños típicos de nuestra cultura.

UNE JOURNÉE SPECTACULAIRE

Había sido un día maravilloso para Gaultier, que a principios de los años 70 deslumbró con su talento a Pierre Cardin (con quien se formó en su atelier de París y quien lo alentó a abrir su propia casa en 1976). Esa mañana, recibió el título de profesor honorario de la Facultad de Diseño de la Universidad de Buenos Aires y dio una clase magistral, donde instó a los más de dos mil alumnos de las carreras de diseño a no tomar la moda como algo frívolo: “Unos metros de tela pueden decir mucho. La moda es un arte y una técnica. Debe ser funcional y puede ser glamorosa. La moda ayuda a decir muchas cosas”, expresó, tras una hora de preguntas y respuestas.

 
Íntimas, Florencia Torrente y Belén Chavanne también fueron con equipos similares. La hija de Araceli González lució un kimono y unos cigarettes de shantung de Dubié, que acompañó con zapatos de la etiqueta y aros de Helicia, su marca de bijou. La actriz, en tanto, llevó un traje de Juan Hernández D. 

Después del racconto en vivo de su trayectoria y de las ideas que rigieron su trabajo durante cuatro décadas, Gaultier hizo los 8 kilómetros que separan Ciudad Universitaria de la Quinta de Olivos para almorzar con Juliana Awada. Compartió la mesa con diseñadores argentinos, como Martín Churba, Jessica Trosman y Jazmín Chebar, y un puñado de otros guests, como la ex mannequin y fotógrafa puertorriqueña Astrid Muñoz –casada con el polista Eduardo Novillo Astrada– y la directora de contenidos de Bafweek Julieta Spina, quienes no quisieron perderse la oportunidad de conocerlo.

A PEDIDO DE JEAN-PAUL

Todo estaba listo para que llegara él, el invitado de honor a una velada que maridó el espíritu de arrabal porteño con lo más chic e iconoclasta del estilo parisino. “Conocí a Jean-Paul hace diez años, gracias a una amiga en común, Corinne Ricard, que nos presentó en París. Nos hicimos muy amigos y cada vez que podemos nos vemos. Es un hombre encantador y siempre voy a sus desfiles”, confió Patricia della Giovampaola, una de las primeras en llegar al mítico café con un smoking que el couturier le hizo especialmente para ella hace tiempo. “Vengo a saludarlo porque me tengo que ir volando a la gala de COAS, donde tengo una mesa. Me cambio de traje en el auto”, se excusó.

 
Eva de Dominici lució un mono de cuero de Uma y sandalias Sarkany.. 

Más allá, Florencia de la V se mostraba feliz de que Gaultier la hubiera elegido para que, esa noche, luciera una blusa firmada por él. “Fue una gran sorpresa. El primer perfume de diseñador que usé fue suyo y hoy a la mañana no podía creer que él, un ícono que vistió a Madonna, me haya mandado cinco modelos a casa para que eligiera uno para hoy”, confesó la actriz antes de posar para las cámaras junto al “chico malo” de la moda, que llegó pasadas las nueve de la noche, mientras los éxitos de Gotan Project “decoraban” el ambiente con melodías de tango electrónico.

“Diseñamos un menú bien porteño, como él quería”, explicó Tommy Perlberger, factótum de EAT Catering junto a su socia, Josie Bridge, mientras supervisaban que todo estuviera perfecto en el salón al que, tras el cóctel de bienvenida, sólo tuvo acceso ¡Hola! Argentina. ¿La propuesta gastronómica con la que sorprendieron a Gaultier y a sus invitados? Empanadas salteñas de carne cortada a cuchillo y de chorizo, espinaca y queso ahumado, de entrada; ojo de bife con papas estrelladas, de principal; y, de postre, flan con crema y dulce de leche.

 
Cecilia Roth y el creador francés no se quedaron atrás y se mostraron muy animados con los shows. “Me fascina que [Gaultier] esté en Argentina y pueda mostrarle distintas facetas de nuestra cultura”, expresó la actriz.. 

A LA MESA CON LA STAR

“Con Jean-Paul nos conocemos desde hace mucho. La primera vez que lo vi fue en el estreno de Kika, hace más de veinte años [el film de Pedro Almodóvar que lo tuvo de ‘vestuarista’ se estrenó en 1993]. Me fascina que esté en Argentina y tener la oportunidad de acompañarlo a que conozca nuestro país en todas sus facetas”, dijo Cecilia Roth antes de tomar su asiento en la mesa principal, a la izquierda del agasajado.

A la derecha, Milagros Schmoll lo esperaba sentada junto a su novio, Carlos Braun, con quien ya cumplió un año y medio de amor. “Empecé mi carrera con él porque el primer desfile que tuve en París, a mis 16 años, fue de Gaultier. En total, creo haber hecho más de ochenta shows para él, ¡una barbaridad! Hice prêt-à-porter, alta costura y todos los desfiles de Hermès los ocho años que dirigió la maison…”, confió la supermodelo antes de que él, uno de sus grandes mentores, se acomodara a su lado.

Más allá, Pampita Ardohain y Juana Viale se ponían al día. Como Mili, las dos lucieron diseños couture del creador y, a diferencia de ella, ambas habían vivido días intensos en los medios de comunicación. “Vine a disfrutar de una linda noche con un diseñador que me encanta y a quien le tengo mucha admiración. Soy una fanática de la corsetería de Gaultier, un enamorado de la mujer y de sus curvas”, comentó la novia de Pico Mónaco, quien prefirió no expresar ninguna opinión respecto de las fotos trucadas que circularon por las redes el día anterior. “No quiero hablar más de ese tema ni de ningún otro que sea personal”, sentenció la jurado de “Bailando por un sueño”.

 
Cecilia Roth quiso posar con Juana y conversó toda la noche con Gaultier, a quien conoció en 1993, en el estreno de Kika, el film de Almodóvar en el que Jean-Paul participó como diseñador de vestuario.. 

Juana, en tanto, había llegado ese mediodía de Chile, donde terminó de rodar Los perros, un film de la directora Marcela Said. “Fui al colegio a buscar a los chicos, estuve con ellos, les cociné, me pusé este Gaultier y vine. ¡Todavía tengo olor a ajo en las manos!”, se río la nieta de Mirtha Legrand, que, además, comentó que estaba muy entusiasmada con el rodaje de Mariel espera, un largo de Maximiliano Pelosi, que comenzó el martes 25. Eso sí, de su romance con el campeón olímpico Santiago Lange no pronunció una sola palabra.

TRES SORPRESAS PARA UN GRANDE

 
Ivana Figueiras optó por un vestido de Jagger, la marca de su amiga Juliana Giambrioni, que combinó con bucaneras. Llegó con su novio, el modelo Tomás Guarracino, papá de Suri, su segunda hija.. 

El primer show estuvo a cargo de Sandra Guida, quien homenajeó a Gaultier con una versión en francés (¡excelente!) de “Che, cango, che”, de Astor Piazzolla, y una versión en tango de “Vogue”, la célebre canción que Madonna interpretó con el bustier de conos y que Gaultier aplaudió de pie. Antes de que el cumbiero Ariel Puchetta y su banda, La Otra Dimensión, cerraran la noche con hits como “Mentirosa” y “Ráfaga de amor”, que todos los guests bailaron sin freno –Monsieur Gaultier incluido–, Moria Casán “enloqueció” al diseñador con un monólogo de cuatro minutos que dejó en claro por qué le dicen “lengua karateca”. Plato fuerte de la noche, la One se ganó una ovación… Y un lugar en el corazón del diseñador. “Fue muy ‘amante’ (sic) conmigo. Me dijo que se había enamorado de mí y él mismo me dio dos piquitos para las cámaras. Fue supertop, lo pasé bomba y me sentí muy honrada de ser parte de una fiesta única”, le confió a ¡Hola! Argentina la diva. Y a esa altura, la pista de baile alcanzaba su mejor momento.

  • Texto: María Güiraldes con la colaboración de Sofía Kotler
  • Fotos: Pilar Bustelo y Matías Salgado
.