Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
22 DICIEMBRE 2016     

Calu Rivero, en París: "Estoy enamorada... pero no quiero dar nombres"

Tras siete meses como “soltera de oro”, asegura que su corazón tiene nuevo dueño: “El amor es todo para mí, es mi motor”

 
Este año visitó la capital francesa en cuatro oportunidades. Tras grabar en Montevideo 3:32, el primer short film de una serie de cortos del director Andrés Passoni, Calu voló a Francia invitada a participar del Victoria’s Secret Fashion Show.. 

Este 2016 empezó desafiante para Calu Rivero (29). Por un lado, fue elegida por el director Robert Rodríguez para formar parte de una serie que grabaría en Estados Unidos, pero su visa llegó tarde –“media hora, literal”, dice– y el papel quedó en manos de Demi Lovato. Y en lo personal, dio por terminada su relación de un año y medio con Polito Pieres (30) en abril. “Pude fluir y aprender de la experiencia” y lo bueno no se hizo esperar. Viajó como nunca antes, vivió encuentros “mágicos” –como conocer a Stella McCartney durante su desfile en la Opéra Garnier–, y tuvo experiencias enriquecedoras, como correr un maratón en Nueva York. “En síntesis, amé lo que va de este año”, asegura. ¿El remate? Su corazón encontró nuevo dueño y desde París da pistas de este flamante romance.

–¿Cuál fue el motivo de este viaje a la Ciudad Luz?

–Vine a vivir una experiencia fashion y musical de la mano de la firma Cîroc. Estuve en el Victoria’s Secret Fashion Show rodeada de gente que admiro. Frente a mí tenía al cantante Stromae y a Lenny Kravitz. Además, escuché en vivo el nuevo single de The Weeknd y vi la performance de Lady Gaga, amo su dimensión artística. Estos eventos son muy inspiradores, me llenan de arte. Me gustaría que todo el mundo pudiera vivirlos.

–Viajaste sin parar. ¿Qué lugares y personas dejaron huella en vos?

–Sin duda, 2016 fue el año en que más viajé y me demandó mucha energía, fue agotador. Viví momentos mágicos y también algunos malos. La vida es así, te cruzás con personas que elegís conservar y otras que no querés volver a ver más. [Se ríe]. Dando vueltas por el mundo conocí a muchas personas, pero sus nombres forman parte de mi intimidad. ¿Y de los lugares? París es siempre un disfrute para los sentidos, este año estuve cuatro veces. En Berlín celebré mi cumpleaños, algo que atesoro muy dentro de mí. De Cannes me enamoró su cine y la green carpet, una experiencia soñada. También me sentí una Kawaii girl –aquellas que se visten tipo animé– en Tokio. De California me enloquecen sus olas y el tremendo susto que me pegué en varias oportunidades. En los Juegos Olímpicos de Brasil tuve el honor de ser elegida para llevar la antorcha durante un trayecto. Y con Venecia me llevé una hermosa sorpresa por sus pasajes y canales. No me puedo olvidar de Nueva York, donde corrí el último maratón.

–Sos reconocida en el mundo como una influencer. ¿Cuál fue la clave para posicionarte en ese lugar?

–No conozco a nadie realmente influyente que tenga por objetivo único ser un influencer. Si serlo es ser un referente en escala digital, en mi caso, es una consecuencia de quien soy: tengo una vida analógica y los posteos son una parte de mi vida. Todo lo que hago y publico es auténtico. Se trata del camino que voy recorriendo, de mi trabajo, mi arte y parte de la intimidad que quiero revelar. Si las personas que miran mis redes ven en mí alguien que los motiva, por mis desafíos o mi música, bienvenido sea.

–¿Volverías a radicarte en el exterior?

–Me gustaría vivir un poco en Argentina y otro poco viajando por el mundo. Si hoy tuviera que radicarme en otra ciudad sería donde esté mi trabajo.

–Tenés tatuado en tus dedos la palabra “amor”.

–Es todo: mi motor, la forma en la que elijo conectarme con el universo, con los otros y en definitiva, conmigo misma.

–Hace una semana, pasó el Abierto de Palermo y tu ex fue uno de los protagonistas. ¿Seguís en contacto con él?

–Polito me escribió para compartir su alegría cuando ganó el Abierto de Hurlingham y para felicitarme por el maratón que corrí…

–¿Te gustaría volver a enamorarte?

–¡Ya estoy enamorada!

–¿Quién es el elegido?

–Voy a contarte hasta acá. No quiero dar su nombre porque es muy pronto, pero estoy feliz.

Texto: Paula Galloni.