Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
03 ENERO 2017     

Marcelo Tinelli le dio la bienvenida a 2017 en su "parador" familiar

El conductor recibió Año Nuevo junto a Guillermina Valdes y su familia ensamblada en “Guanahani”, su chacra esteña, y el domingo 1 inauguraron la temporada de playa

 
nadie se quiso perder el espectacular día de sol a orillas del mar. Juana Tinelli y Dante Ortega conversan con Marcelo, mientras Guille mira de cerca a Lolo, que juega con Francesca Ribero, hija de Andrea Bursten..  Foto: Marcelo Bartolomé

Los últimos días de 2016 fueron críticos a nivel laboral para Marcelo Tinelli (56). Mientras descansaba en una paradisíaca playa caribeña junto a su mujer Guillermina Valdes (39) y su hijo Lorenzo (2), el martes 28 recibió una amarga noticia: veintisiete empleados de Ideas del Sur –la mayoría de su círculo de confianza– habían sido desvinculados de la empresa que él mismo fundó en 1996 y vendió a Grupo Indalo Media, de Cristóbal López y Fabián De Sousa, en 2013. Además, su rol como vicepresidente de San Lorenzo y las negociaciones con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) por los derechos de televisación de los partidos también le sumaron estrés a su fin de año.

Por eso y tras diez días en el exterior, Marcelo pasó por Buenos Aires algunas horas –sólo para volver a armar las valijas–y continuó con los planes que ya tenía pautados con su familia ensamblada: recibir 2017 en Punta del Este. En la comida del 31 en “Guanahani” estuvieron presentes todos los hijos de Marcelo, Micaela y Candelaria –quienes pasaron Navidad con su mamá, Soledad Aquino–, Francisco y Juana –que estuvieron con Paula Robles para el 24 –, y los herederos de Guillermina, Dante, Paloma y Helena. También fueron de la partida Sandra Calzada, la mamá de la modelo, y su hermana Luciana.

El domingo 1, cerca de las cuatro de la tarde, Marcelo y Guillermina inauguraron su “parador” y sobre las playas de La Boyita, justo debajo de su chacra, se ubicaron en reposeras y sombrillas. Marcelo, Guille, Lolo y Helena aparecieron en escena en su fourtrax camuflado y el benjamín de la familia enseguida se aventuró al mar y su padre y sus hermanos mayores lo siguieron de cerca. El último en sumarse a la tarde de playa fue Francisco, quien llegó manejando su cuatriciclo. En pocos minutos, las arenas de “Guanahani” se poblaron de gestos y postales cargadas de complicidad. Así, rodeado del amor de los suyos, Marcelo encuentra la tranquilidad necesaria para planear cómo será su año en la televisión, el fútbol... ¿y la política?

  • Texto: Paula Galloni
  • Fotos: Marcelo Bartolomé
.