Último momento

 

Leer en

 
 
 
Revista ¡HOLA! Argentina
 Último momento

 

Leer en

 
 
17 MARZO 2017     

Diego Simeone llevó a su hija Francesca a conocer Milán

En su mejor momento personal y profesional, mantiene los pies en la tierra y no pierde de vista sus prioridades: para él, lo primero es la familia

 
Simeone aprovechó el día libre que le dio al equipo tras el triunfo sobre el Valencia en Liga (3-0) para visitar Milán, donde jugó durante dos temporadas como futbolista del Inter..  Foto: Grosby Group y Agencias

Las imágenes, tomadas en Milán, reflejan el gran momento que atraviesa la familia Simeone. Ahora, sentados alrededor de una mesa en La Briciola, frente a la ventana y a la vista de quienes caminan por la Via Marsala, todos parecen enfocados en entretener a la pequeña Francesca, de apenas cinco meses. En el caso de Diego (46), su padre, la debilidad por ella tiene un motivo obvio: se trata de su primera hija mujer después de tres varones –Giovanni (21), Gianluca (18) y Giuliano (14)– de su matrimonio con Carolina Baldini. La modelo argentina Carla Pereyra (30), la única mujer por la que el “Cholo” se animó a apostar todo tras su divorcio, posa divertida junto a su heredera. Todos ríen, hasta los mozos.

Al mismo tiempo que crece su historia de amor –y su familia–, el “Cholo” atraviesa un momento glorioso en su vida profesional. Hoy es, según la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, el mejor entrenador del mundo. Tras su gesta épica como técnico del Atlético de Madrid, donde se consagró campeón de la Liga española y alcanzó la final de la Champions League, su nombre se convirtió en sinónimo de sacrificio y esfuerzo. Con un equipo sin grandes recursos, logró medirse “de tú a tú” –y derrotar más de una vez– a los mejores del mundo: el Barcelona de Lionel Messi y el Real Madrid de Cristiano Ronaldo. Medio Madrid –la mitad “colchonera”, como llaman a la hinchada del Atlético– es devota del “Cholo”: lo tiene como ídolo máximo e indiscutido. Muchos copian su look, que sabe ser elegante y deportivo, según la ocasión, y pelean por tenerlo como invitado en los eventos más importantes de España. Hace días, por ejemplo, estuvo en el Palacio Real, en la recepción que ofrecieron los Reyes al presidente Mauricio Macri y Juliana Awada.

Carla dice que para Diego no hay mejor plan que hacer “vida de familia”. Así es que, cada vez que pueden, se escapan a algún hotel boutique en el medio del campo o viajan a ciudades vecinas. Ahora tomaron un poco más de impulso y volaron hasta Milán junto a Natalia, la hermana y manager de Diego, su pareja, Carlos, y su hijo, Francisco. Allí se encontraron con Giovanni, quien voló desde Génova, donde vive desde mediados de 2016 cuando fichó para el Genoa, un modesto club del calcio italiano. La actualidad del hijo mayor del “Cholo” también es sorprendente: en sus primeros 21 partidos convirtió 11 goles, una marca que lo puso en la mira de los grandes. Dicen que el presidente del Genoa ya rechazó una oferta de veinte millones por los servicios de su jugador “revelación”. Muchos periodistas madrileños fantasean con tener otro Simeone en el equipo “colchonero”, pero dentro del campo de juego. El “Cholito”, que prefiere no hacerse eco de las especulaciones, sigue enfocado en romper redes… ¡y corazones! Tras un par de meses solo en Italia, hoy comparte sus días con la sensual periodista italiana Elisabetta Galimi. Hace un mes, en exclusiva, publicamos las fotografías que confirmaron el romance en las páginas de ¡Hola! Argentina.

La presencia de Diego en Milán sorprendió a todos. Los diarios deportivos sugirieron que se trataba de un viaje de negocios. “¿Será el próximo DT del Inter de Milán?”, se preguntaron. Porque en aquel equipo, donde hoy brilla Mauro Icardi, el “Cholo” jugó dos temporadas y dejó una huella imborrable en el corazón de los hinchas. Sin embargo, lamentamos decepcionarlos, la estadía estuvo dedicada por completo a sus seres queridos, con quienes se lo pudo ver recorriendo la ciudad, haciendo compras y, como ahora, en largas sobremesas en restaurantes de renombre. Y sí, el coach no puede pedirle más a la vida.

  • Texto: Paula Galloni
  • Fotos: Grosby Group y Agencias
.